Urogallos y molestias humanas

Por Mario Quevedo, en Cantabricus

Entrada corta, rápida, para destacar un trabajo reciente sobre efectos de molestias humanas en urogallos, eso sí, escoceses [1]. El acceso al artículo es además libre, facilitando la reseña y su comprobación.

Los urogallos son bichos elusivos; no parecen disfrutar con la presencia de gente. Desconozco si es esa su naturaleza original, o si es fruto de la selección cinegética, pero el caso es que existen estudios previos del efecto de pistas forestales sobre la presencia de los urogallos [2].

El estudio que destaco ahora tiene un enfoque similar, muy similar: buscan establecer relación entre la presencia de los pájaros y las pistas, indicadoras (dicen) de actividad humana. Y los resultados reiteran la relación negativa entre molestias y presencia; nada muy nuevo (aunque incluso estas cosas bien sabidas parece necesario repetirlas).

Si destaco aquí el trabajo no es tanto por ese resultado como por un análisis más novedoso y, para mí, más interesante: la aproximación a los efectos demográficos. Y dicen los autores que la razón entre hembras y machos fue especialmente baja en algunos de los sitios más “perturbados”. Dado que las hembras suelen ser necesarias en organismos con reproducción sexual, como los urogallos y los humanos, no parece necesario decir mucho más.

Encuentran también los autores, o mejor dicho, dejan de encontrar, diferencias en el número de pollos por hembra entre las zonas de estudio. Al menos 2 mecanismos podrían explicar ese patrón: 1) el nivel de molestias que afecta a la razón sexual no afecta a la salida reproductiva de las hembras; 2) el nivel de molestias es suficiente para deprimir por igual la salida reproductiva. Seguro que se os ocurren más explicaciones.

Dicen los autores además que no estaría de más asegurarse que la gente y los perros no se salen de los caminos, y apuntan que cerrar pistas y crear refugios pueden ser buenas ideas. Herético.

Poco más. No es fácil ni especialmente necesario establecer comparaciones entre la población escocesa de urogallos y la cantábrica. La accesibilidad de aquellos bosques, determinada esencialmente por la orografía y la vegetación, es muy superior a la de los bosques cantábricos. Incluso la fragmentación es también mayor en Escocia. Eso sí, la especie es la misma, y esos estudios (y las referencias que contienen) son los que conozco sobre la incidencia de las molestias.

Notas y referencias:
[1] Moss R, Leckie F, Biggins A, Poole T, Baines D, Kortland K (2014) Impacts of human disturbance on Capercaillie Tetrao urogallus distribution and demography in Scottish woodland. Wildlife Biology 20: 1–18. doi: 10.2981/wlb.12065.
[2] Summers RW, McFarlane J, Pearce-Higgins JW (2007) Measuring avoidance by capercaillies Tetrao Urogallus of woodland close to tracks. Wildlife Biology 13: 19–27.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s