El riesgo de manipular animales

Por Mario Quevedo, en Cantabricus
Tiempo estimado de lectura: 6 minutos

Esta entrada es parcialmente reactiva, motivada por las ramificaciones del reciente caso de la osina accidentada en la Cordillera Cantábrica. Sirva está noticia de La Nueva España para situar el asunto si no te suena1. Me llevó el caso a pensar una vez más en la necesidad de protocolos, y en el permanente run-run sobre la manipulación de animales salvajes.

En mayo de este 2013 que acaba, me tocó como a otros muchos investigadores acudir a Madrid a rendir cuentas sobre cómo iba un proyecto financiado con fondos públicos. Esencialmente uno tiene que explicar una serie de puntos: cuánto te gastas, qué problemas has tenido, cuánto publicas, qué harás en el futuro. Ejercicio de control público más que interesante. En esas, uno de los evaluadores me pregunta algo así como:

“¿Y por qué tanto buscar excrementos, no es mucho mejor capturar y hacer radio-seguimiento de los pájaros?”.

Hablaba yo de urogallos, y por urogallos me preguntaban. Debí pensar algo así como “compañero, como empiece a contestar todo lo que tengo que decir a esa pregunta tienes que llamar a seguridad para que me quite el micrófono”. A pesar de mi conocida cualidad de bocazas, no contesté eso. O igual sí, que con la adrenalina, como con el güiski, uno luego borra cosas. Lo que sí dije seguro fue algo así como:

“En su momento y en el marco de un proyecto evaluado y financiado anteriormente, pedimos permiso a la administración asturiana para capturar y marcar urogallos. Nos lo denegaron. ¿Cómo? Ah, sí, es la misma administración que los captura y marca ahora. Por otro lado, aún con el permiso, supondría un esfuerzo logístico desproporcionado para un grupo de investigación pequeño. En todo caso, y en retrospectiva, ese sería un proyecto a desarrollar por parte de las administraciones implicadas, a gran escala, y con gran inversión de personal.”

Investigadores de varias instituciones pedimos permiso para capturar urogallos y radio-marcarlos, porque pensábamos que era esencial saber dónde están, dónde van, dónde nacen y, no menos importante dado el declive de la población, dónde mueren. Los técnicos de la administración astur decidieron que no nos concedían el permiso porque era demasiado problemático para una población amenazada2. Es su responsabilidad tomar esas decisiones. No tengo mucho interés en dilatar esta historia, simplemente contaros que no compartí la decisión ni la comparto ahora. En pocas palabras, no la comparto porque la población  no sólo está amenazada, también está en declive. Y ese es el riesgo esencial.

Y prosiguió la conversación con el evaluador; le debí contar que:

“por esa razón optamos en este proyecto por tratar de identificar individuos a partir del ADN de los excrementos: a priori proporciona mucha información sin necesidad siquiera de ver a los pájaros”

Es cierto, extraer ADN de cagadas es seguramente mucho menos intrusivo, y proporciona datos de muchos más individuos que el radiotracking. Por su parte el seguimiento de individuos radio-marcados proporciona mucha más información sobre cada individuo. El radiotracking supone una ventana a la historia natural de los animales, el DNA de las cagadas es una aproximación más forense.

El ambiente de evaluación era relajado, aunque el asunto a tratar sea serio (i.e., evalúan si te merecerás financiación la próxima vez que la pidas). Es posible que llegara a decirle al evaluador lo siguiente (tampoco lo puedo jurar):

“Por otro lado, sólo pensar en la tormenta y linchamiento que se desencadenaría si se nos muere algún pájaro en las capturas, casi mejor haberlo evitado; el año pasado me llamaron de todo por decir que había más urogallos de los que yo me esperaba.”

Toda captura y manipulación de animales salvajes comporta un riesgo; por eso son salvajes. Entiendo que a los bichos no les gusta que les capturen y les manipulen. Por eso también sabemos que no podemos capturar animales y llevar a cabo directamente experimentos sobre su ecología o comportamiento; antes habría que aclimatarlos a las condiciones de laboratorio. Y habría que saber cuanto tiempo tardan en recuperar su vida tras la intrusión. Hay muchos ejemplos ahí fuera; hace sólo unos días me refería aquí a los glotones y un libro muy ilustrativo sobre estas cosas. Y hace poco también, durante el XI congreso de SECEM en Avilés, una fantástica charla de Jon Swenson aportó mucha información relevante, referida a los osos escandinavos.

El riesgo no es igual en todas las especies. Nos decía en su momento el miembro del equipo que asesoraba esa parte del proyecto que los urogallos no son particularmente delicados durante las capturas3. Otros bichos lo son mucho más. Sin ir más lejos, los ungulados. Pero no sólo varía el efecto de la captura entre especies, varía también – mucho – entre individuos. Intuitivo; también varía mucho entre individuos humanos la respuesta a las condiciones adversas. Así que incluso trabajando con una especie poco propensa a sufrir efectos negativos del estrés de captura, pueden ocurrir disgustos. Y al riesgo intrínseco hay que añadir inconvenientes logísticos sobrevenidos, accidentes y errores.

OK, pregunta: tenemos una población amenazada e insuficientemente conocida, ¿qué hacemos entonces? ¿Los cogemos e investigamos, asumiendo los riesgos? ¿No los cogemos por no asumir los riesgos, e intentamos desarrollar otro método para adquirir la información necesaria?. Ya ves que la posibilidad de no estudiar una especie amenazada e insuficientemente conocida no la contemplo, salvo casos de derrota biológica o social.

Mi respuesta: depende. Depende en gran medida de la especie. Depende no menos de que la financiación y cooperación administrativa sea adecuada. Depende también de si hay otras posibilidades de estudio al alcance. Y si tuviera que dar una respuesta estrictamente profesional, diría que depende esencialmente de la pregunta, de la información que crees necesaria para contribuir a la conservación de la población. Por ejemplo, si quieres saber si existe intercambio genético entre poblaciones locales, a menudo demasiado pequeñas para ser viables, necesitas saber si los individuos que viven en la localidad A se dispersan a la localidad B o C. Pocas posibilidades tienes de resolver ese asunto sin usar radio-seguimiento. Si quieres saber cuándo y de qué se mueren, ídem. Más aún si la especie es oceánica o migratoria.

En cualquier caso, los investigadores y la sociedad que financia las investigaciones debemos ser conscientes de los pros y contras de manipular animales.

Podrían existir y aparecerán nuevas alternativas, seguramente. Del ADN a partir de pelos, plumas, excrementos he hablado antes. Actualmente proliferan los proyectos que usan cámaras automáticas, útiles si los individuos de la especie estudiada son fácilmente reconocibles en imágenes. Quién sabe, quizá en breve alguien desarrolle un robot capaz de ver los urogallos a través del follaje del bosque. ¿Será suficiente? ¿Llegará a tiempo?

Ya sé que este es sólo otro más de los múltiples blogs, ya sé que no tengo mucho alcance, pero si lees y te apetece dar tu respuesta, o preguntar algo, lo agradezco e intentaré responder (si te apetece insultar, estás en tu derecho; yo en el mío de borrarlo porque pago y mantengo el blog).

Notas y referencias:
[1] Me parece esencial  que Asturias – donde habitan osos, urogallos, lobos, águilas reales etc. etc. – disponga de protocolos claros y personal dedicado y entrenado para atender animales salvajes accidentados.
[2] Proceso lamentable, no por la resolución sino por el método y las formas.
[3] Per Wegge, zoólogo noruego bien conocido entre los investigadores de tetraónidas y mamíferos salvajes. Ha capturado cientos, y colaboró con el (creo) primer proyecto de captura y radio-marcaje de urogallo cantábrico, incluido en la más que recomendable tesis de Ana Martínez [Martínez AM. 1993. Contribución al conocimiento de la eco-etología del urogallo cantábrico. Tesis Doctoral, Universidad de León].

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El riesgo de manipular animales

  1. galepyr dijo:

    En el depende está la clave. Lo has dejado bastante claro. Eso sí, estamos en un momento “miedoso”. El desmán es un buen ejemplo. Amenazada, en declive, sabemos cuatro cosas y las administraciones “competentes” son partidarias de actuar de notarias del fenómeno (vía excrementos). Sin más. Por aquello de los riesgos ¡Pero si no sabemos ni cuantos huevos pone! A muchos de los “administradores” les basta con abrir la caja cada X años y ver si el gato se ha acabado de morir o merece la pena echarle un poco más de pienso. Como diría el malogrado Germán, corren malos tiempos para la lírica.
    Jorge González

    • marioquevedo dijo:

      “Momento miedoso” es una buena definición, desde luego. Tiendo a pensar que el miedo se debe en buena medida a la politización de la gestión a través de los “cargos de confianza”. Eso de que los técnicos con capacidad de decisión estén a merced de los vaivenes políticos me resulta contra-intuitivo: dejan de ser basar las decisiones en la técnica, entonces.

      Así y todo, poco miedo veo en España cuando se trata de pegar tiros…

      Gracias por pasar y comentar. Además, no conocía galemys.org; lo difundo.

  2. marioquevedo dijo:

    Reblogueó esto en .

  3. Juanma Pérez de Ana. dijo:

    Veo que estás animado a encabezar un proyecto de radioseguimiento del urogallo cantábrico. ¡Ánimo! Seguro que lo haces bien. Sabrás aprovechar en su bien toda la información que se obtenga. Mi total apoyo.

    • marioquevedo dijo:

      No, actualmente ya ni se me ocurre. En el pasado pensamos que era posible, yo ya no lo creo. No me parece de hecho que los potenciales receptores de la información, los gestores, tengan interés alguno (ójala me equivoque, y ya se que es mucho generalizar).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s