Biodiversidad molesta

Por Mario Quevedo, en Cantabricus

Desde el punto de vista de la Biología, de la ciencia, es muy fácil percibir que la gestión medioambiental asturiana es una infamia. Por tanto no le dedicaré mucho espacio a la ciencia en esta entrada.

Los interesados en hechos lo tienen chupao, en estos tiempos fantásticos de Internet y bases de datos públicas; no tienen más que ir a Google Académico (por ejemplo) y buscar algunos términos como “especies clave / keystone species”, “role of predators in ecosystems”; o directamente consultar trabajos de tipos como James A. Estes o John Terborgh, publicados por ejemplo en Science*.

Si, Science, no en revistas sectarias, jipis, de especialistas baratos, sino en aquellas que uno mira cuando publican algo sobre salud humana, el genoma, o el agua en Marte. De esas que salen en La Nueva España con titular tipo “investigador cuñado de una asturiana publica estudio en Nature“, con entradilla tipo “recuerdo muy bien la playa de Porcía cuando cortejabamos” dijo el investigador.

Eso si, asumid que el lenguaje de la ciencia, y del rock’n’roll, es el inglés. No así el de la milonga.

O, a la inversa, si uno tiene interés en desacreditar al que suscribe, puede buscar en la literatura científica algo sobre trivialidad de grandes predadores en los ecosistemas. Buena suerte. Sobre redundancia ecológica de lobos o linces. O puede buscar en los criterios de la UICN qué es una población vulnerable, o amenazada. O en los catálogos nacionales… Buena suerte (es un decir).

Pero la gestión del medio natural por parte del Gobierno de Asturias, presidido por Javier Fernández (PSOE) y ejecutada aparentemente por la Dirección General de Fina Álvarez Murias y colaboradores, no va de ciencia. Nada tiene que ver con eso.

La gestión del lobo de esta administración es exclusivamente política. De política barata. Es una gestión enmarcada en eso que se últimamente se vienen llamando “valores”. Enmarcada por la ausencia de los mismos, se entiende.

Pero antes de seguir, una aclaración: qué nadie se agarre a la descalificación fácil tipo “es que tu estás encontra del PSOE”. El que suscribe, sin militar en ningún sitio, nunca ha simpatizado con la derecha ideológica. Y no creo que eso cambie antes de que la entropía me adelante por la derecha, no; si salgo huyendo, saldré a la izquierda.

La gestión del lobo en Asturias es política de la peor especie, ausencia de valores.

Política de la peor especie porque no consiste en tomar una decisión de gobierno apoyada en una ideología clara, disponible para los electores, sino para acorralar un puñado potencial de municipios rurales para las próximas elecciones. Si, si, ya se que ganaron hace nada, pero la campaña nunca termina, nunca parece empezar el gobierno. No en medio ambiente. Y no es que me parezca mal que un político quiera que le voten, que yo también voy a votar; lo que me parece mal es que disfrace su campaña electoral de decisión técnica, de “Comité Consultivo”, de razones económicas.

Y digo que no se apoya en ideología clara porque eso implicaría haberles oído en campaña algo tipo “la gestión de la fauna no la haremos en base a datos o estatus de conservación”. Si, si, los lobos son también fauna. Biodiversidad. Nativos. De aquí.

Si por el contrario el Presidente asturiano dijera “matamos lobos porque nos lo pide tal o cual alcalde, y los votos rurales son muy importantes dada la configuración electoral poli-circunscripción astur”, yo seguiría queriendo emigrar, queriendo olvidar el ambiente tóxico en el que vivo y trabajo. Preguntándome como la izquierda declina conservar el medio natural de la misma manera que la derecha. Pero tendría que reconocer honestidad.

Pero no, optan por la falacia, por la chapuza. Por la ausencia de valores. Creo, aunque aquí no me apoyo más que en mi percepción, que pueden hacer esto porque a buena parte del público esto de la conservación les importa un carajo. Ni se enteran.

Y también porque puede haber incluso algún conservacionista que, en la privacidad de su camarote o en la oscuridad de su página web, declare “matar lobos es un mal menor que hay que aguantar para el fin último de preservar la natura”, o “matar lobos salva aves carroñeras”, o “lo mío es el cambio global, esto de los lobos son chorradas locales”.

OK. ¿Y quién dice entonces cuál será la siguiente especie molesta? ¿Cuál será la próxima especie ibérica cuya gestión sera determinada por algún sector de presión productivo, no por su estatus de conservación?

Partiendo de la base de que los lobos molestan a la producción de lácteos, voy a apuntar algún candidato:

– el oso pardo, molesto para la producción de miel. Y para la minería a cielo abierto del occidente.
– el urogallo, molesto para la industria  maderera, y la minería a cielo abierto.
– el águila real, top-predator donde los haya, capaz de agriar la leche de cabra de cualquier queso.
– el águila imperial, esa amiga de la caza menor en las grandes fincas del centro-sur.
– el lince ibérico, benefactor de las infraestructuras viarias.

Y seguro que los chicos de la flora pueden nombrar un puñao también.

Alguien, raudo, diría: hombre, que es que de esas especies hay muchísimos menos ejemplares.

¿Seguro? Contadlos, si podéis. Buena suerte.

Contad las poblaciones efectivas, i.e., el número de individuos que contribuyen a la diversidad genética, al potencial adaptativo de la población. Claro que para eso hay que tener interés en Biología de la Conservación, en ciencia. Y no era esa la idea de esta entrada.

*siempre estoy dispuesto a facilitar esos u otros a quién esté interesado y no tenga acceso. A la ciencia en abierto le falta todavía una cocción.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a Biodiversidad molesta

  1. Alfredo O. dijo:

    De acuerdo con casi todo Mario, sobre todo de acuerdo con el cabreo. Un puntín con el que no coincido contigo es lo de que "a buena parte del público esto de la conservación les importa un carajo", yo creo que la mayoría está desinformada, y en tratar de arreglar eso estamos, nosotros (Geotrupes) y tú y más gente. Si le preguntas a la mayoría te dirá que hay que conservar la naturaleza. Y creo que la prueba es que incluso la destrucción se disfraza de conservación, reléete llo que dijo la directora general cuando presentó la normativa de salmón de este año, conservación, sostenibilidad, ecosistemas, y lo mismo los desbroces y la mejora del hábitat.

  2. Percylone dijo:

    Lúcidas palabras: la gestión del medioambiente en Asturias es un desastre alimentado por la ignorancia, el cortoplacismo y el clientelismo, lo que es extensible a casi todo el resto del país. El atropello que se está haciendo con el lobo, contra toda evidencia y rigor científico, es denigrante para cualquier conservacionista. Resulta alucinante ver como las opiniones de algunos ayuntamientos y ganderos se ponen por encima de directivas comunitarias y legislación ambiental. La reciente decisión de abatir a 66 lobos (serán casi 90) en el periodo 2012-2013, teniendo en cuenta la estimación poblacional(ya que no hay censo fiable), representaría casi una condena a la extinción para la especie, teniendo en cuenta el mínimo necesario para la viabilidad genética. Gracias a la permeabilidad de la especie, especialmente en esa zona ampliamente conectada con otros nichos, eso no sucederá. Si estuvieran aislados (como en Sierra Morena) sería su sentencia de extinción.La torpe gestión del lobo en Asturias sigue los pasos de la que desde hace años está perpetrando la Junta de Castilla y León, ante la impavidez y el silencio cómplice de muchos. Un ejemplo reciente: La JCyL quería un cupo de caza d 140 lobos para este año, ASCEL recurre, la justicia desautoriza a la Junta. Al final matará 138, al N. del Duero y al S. aplicará las excepciones que quiera (a comanda de los ganaderos). Una forma denigrante y torticera de retorcer la ley hasta salirse con la suya. Hechos gravísismos ya que la población de lobos en CyL es más del 60% del total del país.En Asturias se sigue la misma pauta revanchista: pretendió abatir ilegalmente lobos en Picos de Europa, lo que en parte perpetró llevándose por delante a Marley. Ante la presión y la evidencia de la ilicitud de tales "controles" Suárez Robledano, el "necio enmendador", suspende las batidas en Picos, pero, a renglón seguido, la Consejera Álvarez, propone cazar 66 lobos. Penoso…A estos gestores los únicos argumentos que les mueven son económicos: ya le puedes hablar de csacadas tróficas, de la necesidad de depredadores para la salud de los ecosistemas, etc… Están empeñados en hacer dinero con las especies: al lobo haciéndolo sp. cinegética (trasfondo de toda la cuestión en Asturias) y sacar cuatro perras por las etiquetas de cada "trofeo" y que los gastos de los "controles poblacionales" recaigan en los escopeteros, evitando en lo posible el pago de daños.Intentaremos pararles antes de que el destrozo sea irreparable. Salu2.Ramón González.Estoy en Twitter @Percylone en la plataforma @Lobo_Marley y tengo un blog casi recién estrenado, de divulgación científica sobre el lobo: http://lycographos.blogspot.com.es/

  3. Acepto la corrección de buena gana Alfredo. Gracias.

  4. No creo que sea fácil cambiar esta dinámica, aunque por intentarlo no va a quedar. Pero tampoco se debe sobreestimar a la cuadrilla actual; para hacer daños irreparables necesitarían mucho más cuajo. Esperanza: la reacción de los estudiantes cuando leen la basura habitual en la prensa es estupor por el ridículo. Otra cosa es que le presten atención…Gracias por comentar!

  5. Enhorabuena por vuestro análisis, coincido con la opinión del autor y con los comentarios.Un saludo.

  6. Alfredo O. dijo:

    tampoco trataba de corregirte, es solo que esto de que en Asturias no hay sensibilidad ecológica lo dijo Hartasánchez en un acto desafortunado que organicé cuando estaba en Compromiso Asturias XXI, y de verdad creo que la mayoría de la gente piensa que conservar es bueno, luego ya a lo que haya que renunciar (estaciones de esquí, trenes, autopistas…) para conservar es otra historia. Una historia muy clave, me parece a mí. Por ejemplo, no hay por qué renunciar a los lobos para producir quesos artesanales. Y ahí es donde creo que radica mucha de la desinformación y manipulación, en un sentido y en el otro.

  7. Alfredo O. dijo:

    Por cierto que mola tu blog. Entré porque lo recomendaban los abogados ambientalistas. Me pasaré por aquí más a menudo.

  8. Yo estoy con Mario en que la conservación nos importa poco. Todo el mundo quiere conservar pero nadie está dispuesto a sacrificar nada por ello. No es solo que no renunciemos a grandes infraestructuras, es que la caza no se puede ver afectada por la conservación de osos y urogallos, que hay que pescar y vender en restaurantes los cuatro salmones que hay o matamos lobos en Picos para salvar el PN de la desaparición. Está claro que lobos y producción de quesos pueden coexistir, siempre fue así. Hasta hace un siglo no empezó a haber escopetas en los pueblos y a mediados del siglo pasado llegó la comercialización de los venenos potentes que tanto daño hicieron. Son miles de años de quesos artesanales y lobos. El problema no es ese. El problema puede ser en parte de desinformación pero también hay intereses bastardos de por medio. No me creo que cuando, por ejemplo, un técnico diseña una mejora pa el urogallo o un político aprueba una pista o autoriza matar unos lobos, todos ellos son conscientes de que no hay tal mejora, es una inversión desproporcionada o no son el problema de los daños. Ellos buscan otras cosas. Para el maquillaje de conservación utilizan (más bien crean) personajes tipo Bagewnas o Izquierdos y todos apoyan en los “con lobos…” y sindicatos agrarios. Vamos, Fuenteovejuna…. Al final todo es una compraventa de voluntades en la que la cuestión es que el chiringuito no se venga abajo. Tener la razón o no, eso no importaNo os desaniméis y continuar difundiendo ese mensaje cojonero. A la larga dará algún resultado.

  9. Combinando un poco los comentarios de Alfredo y Damián: lo dicho en la entrada sobre "gran parte del público" es apresurado, simplista; y creo que la precisión de Alfredo es correcta. No obstante, la percepción de Damián, o más que percepción en su caso experiencia, refleja al menos parte de una realidad. Hay por tanto distintos "lotes" de público, quizás separables por generaciones (aunque esto es también simplificar).Lo que más me sorprende de la parte del público que tengo cerca es que, a pesar de tener bastante sensibilidad, actúe como si no fuera cosa suya, como si no estuviera "invitada" a la película. Habrá que intentar que participe.

  10. Cómo me gusta todo esto que se lee por aquí. Gracias desde un rinconcillo de la Sierra de Guadarrama!!Rosa, Equipo RedMontañas, http://www.redmontanas.org

  11. Gracias a ti, no conocía redmontanas.org. Ahora ya sí :-). Me ha gustado el texto de posición sobre el futuro PN Guadarrama; tanto el mensaje como el tono./Mario

  12. Angie dijo:

    Magnífico artículo Mario! Se nota pasión y rabia, pero me ha gustado mucho tu apoyo en los artículos científicos y en las bases de datos de verdad, no en quién escribe cuatro chorraditas sin saber de qué va el tema.Estoy con Alfredo O. de que gran parte de los problemas que hay respecto al medio ambiente (y con otros temas pasa lo mismo) es por desconocimiento. Se puede entender que la gente de antaño, tenga sus prejuicios respecto a las "alimañas" que hay que "erradicar como sea", "que no aportan nada más que daño" etc etc. Pero es casi injustificable que las nuevas generaciones sigan ciegas cuando hoy en día no creo que falte información al respecto. Pero claro, supongo que es más importante tener el último Ipad que preguntarse sobre el futuro del lobo (en este caso concreto). En fin, que ciertamente, ahora se ha puesto de moda el lobo, pero ojo a lo que vendrá después, porque empiezo a pensar que hay un cargo político que desconocemos, cuya tarea principal es "a quien o a qué quiero tocar las pelotas ahora…".Un saludo a todos y a seguir así!! Angie(que quede constancia de que al público femenino también nos importan estas cosas jeje).

  13. Intentaré pulir lo de la rabia; lo he oído/leído más veces, y no creo que ayude. Bastante ruido hay ya. Gracias!

  14. Rosa dijo:

    Gracias, Mario, por responder y contactar. Sí, estos facedores y desfacedores de políticas ambientales tienen muchísimo peligro. Como para no vigilarles. A ver cómo manejan el tema lobo en el Guadarrama. De momento están muy calladitos. No les quitamos ojo… Un abrazo, mucha energía. Te apoyamos y nos ilusiona que haya gente tan preparada dando caña. Rosa, RedMontañas

  15. Pingback: Un lobo, dos lobos, tres lobos… « Cantabricus

  16. Pingback: Lobos muertos, daños al ganado, y la sorpresa de Picos de Europa | Cantabricus

  17. Pingback: Y los glotones se llamaron lobeznos | Cantabricus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s