Maleza tú

Leo ayer en prensa, una vez más, que nosequé asociación colaborará con nosequé ayuntamiento para limpiar nosequé del monte.

Inmediatamente pienso bien, no cabe otra, y me los imagino recogiendo plásticos, clines usados, cartuchos, botellas… Pero la realidad se impone; me atiza con la conocida virulencia manejadora, esa que la tradición impone en España: van a limpiar maleza.

Maleza. Más de uno, al oír este término del averno, experimentará ya un respingo equivalente al de ver un arañón peludo entre las sabanas. A ver, cada uno se asusta con lo que quiere; a mí por ejemplo siempre me dieron cosa las mariposas nocturnas y su manía de chocarse con la gente de bien. Eso si, las polillas, por suerte y evolución, existen. La maleza no.

Insisto: en la Naturaleza, no existe la tal maleza. Es este un término parcial, derivado de un contexto de explotación del medio natural para obtener de él productos que consumimos. Maleza es lo que crece en ese pedazo de tierra donde queremos que crezca otra cosa; la bueneza, fabes, hortensias, olivos… Pero más allá de la huerta, más allá de nuestra pequeña o gran parcela de terreno en la que, por la razón que sea, nosotros decidimos lo que crece y lo que no, el término falla. Vaya, como cantaba Johnny Cash, ya no hay héroes en blanco y negro. No, Mr. Cash, nunca los hubo; era sólo una peli.

En la naturaleza hay plantas, productores primarios, capaces de captar la luz solar y juntarla con agua, CO2 y algunos nutrientes minerales para formar más materia vegetal. Tejido verde que comen los herbívoros y omnívoros. Y de ahí para adelante, que ya se sabe. Si dejamos un trozo de terreno libre de manipulación, de perturbación, se asentarán en él algunas especies de plantas, en función de las características abióticas de la zona, y eso incluye el tipo de suelo, en función de la presencia de unos u otros agentes de dispersión y predación de semillas, etc.

Si en un ejercicio de autocontrol – impropio de ese manejeitor que la especie humana lleva dentro – dejamos ese mismo trozo de terreno libre de manipulación otro poco más, las especies de plantas originales irán siendo reemplazadas por otras, total o parcialmente, a medida que la competencia y las condiciones abióticas van modulando la comunidad. Sucesión ecológica, que así se llama esto que cuento. Y entre esas plantas habrá alguna especie agradable y bella desde nuestro punto de vista, y otras en cambio que no percibiremos como útiles o placenteras. Dícese naturaleza.

Ya sé que me repito, lo siento, no tengo más. Pero que conste, eh, que esto de la sucesión no es un tema menor. Es en cambio un proceso que tiene y tendrá lugar continuamente sobre la Tierra. Las comunidades vegetales, y con ellas todos los demás (eso te incluye a ti), cambian en el tiempo de forma razonablemente predecible. Si dejamos un pedazo de terreno sin manipular, la sucesión ecológica se ocupará de asilvestrarlo. No, no espera, mejor dicho: se ocupará de asalvajarlo. Se ocupará de hacer que con cada lapso de tiempo, ese trozo de terreno sea más natural. Mas bardal, menos huerto; más bosque, menos parque.

Oye, no es ese un asunto menor. Donde hay maleza, hay esperanza.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Maleza tú

  1. Rubén dijo:

    Desgraciadamente, muchos del sector forestal (al que para mi desgracia pertenezco) quieren atajar pasos en esa sucesión. No han realizado aún que la presencia de todas esas leguminosas (tojos, xestas, piornos, etc) nitrifica el suelo y lo enriquece (entre muchas otras funciones que jamás entenderían o ante las cuales estarían minimamente sensibilizados. Creo que vas a tener que hacer un manual para que se entiendan todos estos términos (especie plaga, bosque, cultivo, etc etc).

  2. Es una cuestión de entrenamiento, de formación; no creo que sea fácil pedirle ayuda a un farmacéutico, y salir sin alguna medicina. Que un ingeniero forestal quiera hacer ingeniería me preocupa menos que la actitud de muchos biólogos y naturalistas, a priori no sesgados por la profesión. Y, peor aún, que los responsables públicos recurran sólo a un tipo de profesional porque la respuesta les resulte más cómoda, más populista.Salud (y maleza)

  3. Jean Cggs dijo:

    Buah, como me identifico con lo que cuentas en este post… Por aquí es la repera, tanto que a los arboles también se les trata como maleza. Hoy están, mañana no están. Da igual el sitio que sea, como si es un espacio natural protegido como si no, la historia se repite, gente sin conocimientos medioambientales mandadas por gente que no distingue entre un eucalipto y un acebo .. y si te mandan "limpiar" por ahí, pues se "limpia" por ahí.

  4. bueres dijo:

    No comparto para nada esa loa a los espacios " asilvestrados" Esto es Asturias, no la selva amazònica.Los hervivoros tambien necesitan pastos, no les gustan las cotollas ni las zarzas.

  5. Entiendo que con "herbívoros" te refieres en este caso a grandes vertebrados domésticos. En zarzas, cotollas y demás matorrales hay otros herbívoros, "por un tubo".Por lo demás, no conozco el Amazonas. Se dónde vivo, y dónde trabajo.Gracias en cualquier caso por opinar aquí.

  6. Pingback: Y los glotones se llamaron lobeznos | Cantabricus

  7. Pingback: Qué los árboles adultos nos dejen ver todo el bosque | Cantabricus

  8. Pingback: Deja la biomasa descansar, incluso cuando toque votar | Cantabricus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s