Ardor guerrero

Por Mario Quevedo, en Cantabricus

Siguiendo el hilo del artículo de opinión de Rolando Rodríguez Muñoz en la Nueva España, me acerqué a la web de la ONG FAPAS, para tirar de fuentes originales a la hora de desplegar este comentario; me resultaba difícil de creer aquello de que “su actividad se desarrolla al margen de la ciencia, afirmando: «Nuestras acciones no se basan en estudios científicos»”.

Pero resulta que las letras de R. Rodríguez son precisas. A 15 de Enero de 2012, a media mañana, obtengo esta captura de pantalla del ‘Quienes Somos’ de la web de la citada ONG:

Imagino que el significado de esas palabras no sea tan extremo como parece; imagino que es un desliz fruto del ardor guerrero. Y escribo ‘ardor guerrero’ porque ya en los primeros trazos de la Biología de la Conservación como disciplina, se definió como “una disciplina de crisis”1. Escribía el pionero Soulé en 1985 “la biología de la conservación es a la ecología lo que la cirugía es a la fisiología, o la guerra a las ciencias políticas”. Esa percepción, por cierto procedente de un científico, ha llevado a menudo a formulaciones similares, a aquello de “más acción y menos investigación” que ya alguna vez recogía en este blog.

Supongo que la citada ONG es consciente de que hoy en día la gente más joven, los que a corto plazo han de tomar el mando y decidir en administraciones y empresas, los que han de trabajar, los que en breve o actualmente financian con sus cuotas las ONGs como FAPAS, tienen una facilidad sin precedentes de acceso a la información. Tienen una capacidad igualmente sin precedentes – y además en continua mejora – de contrastar la información que se les suministra; de comparar y decidir; de “ver las cartas” de unos y otros. Si el que suscribe, orgulloso docente, dice una chorrada o comete un error en clase, los presentes pueden divulgar la chorrada o contrastar el error en pocos minutos. Incluso a tiempo real. Más aún, si hago un comentario injusto, infundado, sesgado, pueden acceder a la información y formarse su propia opinión sobre el asunto, y sobre el docente.

No creo que una ONG de corte ambiental se pueda permitir incidir en ese tipo de desliz; tiene fácil arreglo. A no ser claro está que pretenda reclutar para su causa a aquellos que, a pesar de tener toda la información a su disposición, han decidido permanecer en la oscuridad.

Pero lo que yo crea es irrelevante. Son los hechos los que importan. Veremos.

Salud, letras, números… y campo.

1-Soulé ME. 1985. What is conservation biology? BioScience 35:727-734.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Ardor guerrero

  1. Lo del FAPAS es un clásico, es el mismo argumento que el de pescadores, cazadores y demás salvapatrias, que alardean de haber estudiado en "la universidad de la vida". En la misma página del FAPAS hay un fermosa entrevista el señor Hartasanchez,que salio publicada a toda página en LNE, en la que afirma que cuando se fue a matricular en Biológicas observó que en primero se estudiaba Física, Química y Matemáticas y entonces decidió dejarlo y aprender de un buen maestro como Ernesto Junco. aquí tienes el enlace:http://www.lne.es/ultima/2010/01/24/universidad-ensenaba-hartasanchez-conservar-osos/863771.htmlComo decia Rolando, me gustaría ver al señor Hartasanchez, cuando esté enfermo él o alguien de su familia que vaya a un curandero, de esos que dejaron la carrera de medicina porque en Primero estudiaban anatomia y física, y él quería aprender cirugía cerebral. Entonces dejó la carrera y aprendió todo lo que sabe de la bruja Lola y de los maestros trepanadores de vudú.En fin

  2. En principio, cualquier individuo u organización puede decidir si quiere o no usar la ciencia como guía de sus acciones. La opción de no usarla ha tenido hasta el día de hoy un exito indiscutible, esencialmente en forma de religión; se invoca la fe en algo intangible, sobre lo que no se aportan datos contrastables. Cada cual que haga lo que sepa o pueda; ahora bien, siendo consecuentes: una ONG que trabaja en España, en principio en proyectos relacionados con la Biología de la Conservación, debe dejar claro cuando solicita dinero público que sus acciones serán llevadas a cabo por el principio de seguimiento religioso de algunos dictados. Incluso en ese caso, yo solicitaría que se especifiquen que dictados son esos.

  3. Anonymous dijo:

    Carlos Soria Perille. csoriaperille@gmail.comNo entiendo el escándalo surgido con FAPAS, acaso se olvida su labor pionera a favor de la conservación del oso cantábrico, quizás la polémica surge por la disputa eterna en el colectivo por apropiarse delr econocimiento que lleva a su vez a la captación de fondos?.Como son los hechos los que importan, y la información se puede considerar sesgada, invito a analizar el trabajo chapucero de la Fundación Naturaleza Y Hombre, intrusismo intolerable además de sinvergüenzas. Al margen de disquisiciones profesionales, el talante se mide a muchos niveles, uno no menos importante es el laboral, digamos humano. Os adjunto la denuncia pública con la que describo tan "grata" experiencia con estos individuos.

  4. Anonymous dijo:

    Carlos Soria Perille. csoriaperille@gmail.comFundación Naturaleza y “Hambre”.Así es como se la conoce a la Fundación Naturaleza y Hombre, radicada en Ciudad Rodrigo (Salamanca) y en El Astillero (Cantabria), en círculos naturalistas. Su política de salarios bajos, pagas extras prorrateadas, horas extras impuestas y sin compensar, manipulación de nóminas, promesas incumplidas sobre condiciones laborales y un largo etcétera, hace merecedora de éste adjetivo, apodado por el sinfín de personas que no lograron mantener su puesto de trabajo incapaces de consentir condiciones tan precarias.Su presidente, Carlos Sánchez, acostumbra amenazar con despido cuando se reclama el cumplimiento de los acuerdos pactados, y mientras hace crecer su “cartera” gracias al ahorro mediante salarios exiguos, se puede permitir la compra de vehículos de alta gama para uso personal ( del todo reprobable considerando que se trata de una "fundación")Tampoco se distingue por la ejecución de calidad de los proyectos que, inexplicablemente, logra finalizar a duras penas bajo el incumplimiento de plazos, escasa cualificación y nefasta gestión económica, como también está sucediendo con el proyecto de “Campanarios de Azaba”.A continuación detallo por puntos mi maravillosa experiencia laboral con tan distinguida Fundación:

  5. Anonymous dijo:

    Carlos Soria Perille. csoriaperille@gmail.com1º. La cantidad de salario acordada se intentó rebajar en quince euros. 2º. Igualmente, se Intentó pagarme sin acuerdo previo, los días calendario de mes trabajados, a cambio de una cuantía fija por mes. 3º. Dentro de las condiciones acordadas, estuvo la de proporcionar un vehículo. Finalmente me obligó a aportar mi vehículo personal durante los tres meses de trabajo. Se pretendió sólo pagarme el coste del combustible, ó a 0,12 euros/km!!!. Después de una incómoda negociación, se accede a pagarme a 0,21 euros/km.4º. No llegaba a fin de mes por que tenía que adelantar mi dinero para combustible, unos 200 euros.5º. Durante el desarrollo de mis funciones laborales, ocasiono a mi vehículo un desperfecto, el cual se niegan abonar su reparación (no olvidemos que me obligaron a poner mi coche).6º. Otra condición fue la de proporcionar un teléfono, lo recibí al final de los tres meses , después de mucho exigirlo. El gasto resultante hasta entonces, a través de mi tlf en llamadas laborales, no lo cobré hasta la liquidación.7º. Al exigir el cumplimiento de lo acordado, Carlos Sánchez me amenaza con que si no me conviene que me marche.8º. Se pretendió que trabajara once horas durante dos semanas en jornada partida, mitad nocturnas, sin compensar económicamente o por tiempo libre. Me mantengo trabajando mis 8 hrs. estipuladas. Termina como causa precursora del despido, acusándome de incumplimiento laboral (con este clima eran imposibles las concesiones). 9º. Otro incumplimiento de consecuencias mayores, fue la promesa de un año de trabajo, quedándose en tres meses y supuestamente este se iba a dividir en dos contratos, ya iba camino del tercer contrato, siendo de este modo mi cotización a la Seguridad Social menor .10º. No existen las pagas extras, se prorratean.11º. Como medio de intimidación para que no continuara reclamando, me presentan pasado el plazo de los quince días establecidos por ley, la notificación de fin de contrato, asegurándome que no es un despido, sino el procedimiento entre un contrato y otro. Me despiden cinco días antes de finalizar el mes.“Casualmente”, lo primero que se me ofreció en la entrevista fueron tres meses, al no interesarme, fue entonces cuando me propusieron un año.Todo lo acontecido, demuestra clamorosamente, un estilo marcado por la costumbre y la habilidad en la manipulación de las condiciones laborales y en la extorsión a los trabajadores.Bajo la promesa de un año de contrato, dejé un trabajo y la previsión del comienzo de otro; rechacé otras tres ofertas surgidas durante éste periodo, todas de una duración inferior a un año. Cambié de residencia, de Toledo a Ciudad Rodrigo, con el sobrecoste que supone la mudanza, convencido del cumplimiento de las condiciones acordadas en la entrevista.Espero que lo expuesto, sirva como elemento de juicio ante la reputación de esta organización y de su presidente, y que suponga un aviso previo respecto al apoyo institucional y privado a lo que a todas luces está resultando como el medio de lucro personal de quienes la representan, caracterizándose por la chapuza, el oportunismo y la estafa.

  6. La verdad es que no entiendo del todo este comentario; no entiendo el uso de "colectivo". No se si se refiere a competencia -se diría desleal- entre ONGs por fondos, o si el término me incluye a mi (o a David Alvarez, que también ha escrito aquí). Si el significado es el último, es incorrecto. No pertenecemos al mismo colectivo, más allá de que aportemos cuotas como socios a una u otra ONG. Tampoco se si pillo lo de información "sesgada"; en mi caso he escrito acerca de textos que aparecían en la web de FAPAS en el momento de redactar la entrada.Si entiendo de lo escrito el malestar con esa otra ONG, de la cual había oído hablar muy poco. Por lo que cuentas, sería mejor no tener que oír más. A mi juicio, el panorama ambiental español está "en chasis", presa fácil para políticos populistas que se quieran enfrentar a él. ¿Será reflejo de lo que le importa la natura a la sociedad?

  7. Raúl dijo:

    No pretendo crear polemica respecto al FAPAS que conocí y al actual, pero los que comparáis llelowstone con cualquier parque español, no me cuadra, quizá solo pueda o deba haber parques naturales.Pero hay algo que quiero dejar claro, respecto al comentario de David,conozco biógos y veterinarios, que piensan distinto a él o a Rolando. Quiza para este "señor" ser biólogo y cazador o pescador no es compatible, pero en cualquier caso personas que tienen la misma titulación no coinciden en su opinión respecto a las actuaciones en el medio natural y su conservación.

  8. Te agradezco el comentario.No puedo hablar por otros, pero no creo que haya duda de que ser biólogo es compatible con cazar o pescar, conozco muchos que lo hacen, en uno u otro contexto profesional incluído el mío. Respecto a las actuaciones en el medio natural, creo de hecho que en el sector gestor son mayoría los que no comparten las opiniones de David o Rolando. O las mías, que suelen coincidir. Por mi parte, no guardo a priori especial lealtad a las mayorías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s